jueves, 24 de marzo de 2016

Maquillajes y falsedades



La sociedad ha puesto a las mujeres en una situación idílica buscando la belleza inalcanzable. En vez de mirar los ojos detrás del maquillaje, solo miran la máscara. Espero que algún día cambie, mientras tanto me encuentro en el camino de una soldado que lucha por ser reconocida y respetada. Buscando entre antifaces y falsedades.

Soy mujer y me maquillo porque me gusta, me hace sentir bien, juego con los colores y las sombras como si mi rostro fuera una pintura. Si todas las mujeres se descubrieran a si mismas y se aceptaran seríamos muchas soldados juntas, pero la sociedad nos mantiene en la situación de duda y nos dice que si no somos bonitas no vamos a lograr nada. Y sí, eso asusta.

Pero sin embargo, cuando me maquillo no trato de ocultar imperfecciones, ni ser más bonita, sino sentir esos deseos de cuando era una niña que quería usar los vestidos de su tía y pasaba horas frente al espejo imaginando historias.

Yo creaba historias con miles de situaciones y conflictos, llenas de aventuras y diversión, como todo niño. Pero jamás me paraba a pensar si estaba linda o si tenía el labial corrido, porque mis deseos no eran ser bonita, sino sentirme feliz. Y en esas historias era capaz de todo y era feliz.

Entonces, cuando vuelvo al presente, cuando debo actuar y ya soy parte de la historia quiera o no, me pongo maquillaje y salgo al mundo. No utilizo demasiado, solo lo necesario para sentirme inmortal, invencible. Cuando me paró a pensar en la confianza que me otorga, noto que es un ritual rutinario muy profundo y es algo propio, ninguna mujer se maquilla de la misma forma. A veces siento que es como un empujoncito hacia la mujer que quiero ser. Algo así como cuando llevo mi libro favorito en mi cartera algún día importante.

Pero hoy no me maquille y crezco cada día tanto que ya no me reconozco en el espejo. Hoy me mire al espejo sin maquillaje, sin nada, y ahí estaba la mujer que tanto había soñado ser de niña. Allí frente a mí. Creo que eso es parte de crecer, darte cuenta que de tanto fingir lo que querías ser, lo sos. Y el maquillaje se vuelve solo una diversión, porque la mujer fuerte que siempre quisiste ser estaba ahí parada en el espejo mirándote.


Fotografía de María Victoria Heredia Reyes

Shasmine Cianne






2 comentarios:

  1. Cuando nos conocemos y sabemos quiénes somos, cosas como el maquillaje o la ropa pasan a ser sólo un accesorio que usamos porque queremos, pero que no son lo que somos.
    Yo, en lo personal, no uso maquillaje, en parte porque prefiero dormir que pasar el rato frente al espejo arreglándome, y en parte porque no sé, soy un desastre u.u La sociedad parece exigir que luzcamos impecables y sin defectos, pero si una se siente bien como está, eso debería bastar. Desgraciadamente no es así.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. exacto. yo no usaba maquillaje porque sentia una obligacipn y lo odiaba. Ahora lo tomo como pintar un dibujo, solo lo hago cuando lo siento y note que me gusta hacerlo seguido. Sin embargo, al verme sin maquillaje me sentia bien y creo que eso es lo mas importante. miles de abrazos

      Eliminar

redes sociales

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Shasmine Cianne



Hola, extraterrestres. ¡Bienvenidos a mi mundo! Este blog para mí es como un diario de viaje donde puedo ser yo misma y ver todo mi progreso a través de los años. Ya somos 50000 visitas y ya son 5 años que dedique a este blog, lo cual me tiene muy entusiasmada ya que he tenido que aprender un montón de cosas para que todo esto siga en pie como lo ven ustedes ahora (la mayor parte de obstáculos fueron voces internas, no las escuchen jamas).