jueves, 6 de agosto de 2015

Desconocida


Desconocida
¿Qué hacer cuando pesa la mochila y aun estamos lejos de nuestra casa, cuando baja la noche y nos persiguen cucarachas, cuando ya no hay café para tanta mala racha, ni agua para tanta lluvia, ni amuletos para tanta penuria, ni corazón de tan sucia? ¿Qué hacer, respondeme, cuando empiezo a repetir demasiadas palabras, cuando no presto atención a los consejos, cuanto todo pesa mucho y más de lo que espero?
Ya no se siente la cálida tarde de los días de secundaria, ahora todo es diferente. Miles de edificios planos y grises me aplastan y me devoran, mis suelas caminan sobre la basura urbana, las pantallas me nublan la vista, los pensamientos, los sueños. Odio este lugar, lo aborrezco. Pero no me puedo ir, sé que en algún lugar de acá, escondido, está mi hogar.
Así que tengo que recordar lo importante en esta horrible mañana de invierno junto a mi melancolía. No debo olvidarme de nada, todo es crucial. Primero que nada, la de mano de él junto a la mía para las sonrisas. Después, el abrazo de una amiga para la confianza. La mirada compasiva de un hermano para la fortaleza. Un poco de maquillaje para las heridas. Un gorro ridículo para el dolor de cabeza y un buen café para dormitar los problemas.
Algo me falta. Tal vez un poco de chocolate o vainilla.
Una hoja de papel para la inspiración. Mi mejor libro para la imaginación. Lapices para mi creatividad. Silencio para mi soledad. Y...casi me olvido...un pañuelo para llorar.
Pero algo me falta. Cae la noche y siguen temblando las entrañas. Algo me falta. Te necesito. Necesito tu abrazo mamá, aunque sea una brisa. Sólo eso me falta. No puedo seguir, no puedo volver todavía. No puedo mirarte a los ojos otra vez, estando tan desencajada, tan desorientada, tan fallada de fábrica. Soy diferente y a veces me siento muy sola. No hay hogar, no encajo en ningún lugar de esta ciudad, soy una pastilla de felicidad instantánea que suele fallar seguido, una persona sin ideal que se refriega por las calles buscando alguno que sobre, un fantasma que aparece y desaparece de simple olvido, soy solo un bien no durable que la gente a veces le gusta usar - o consumir -, solo eso y nada más.
Durante el tedioso viaje, en este transporte de animales que desborda por todo rincón, se marean mis sueños, vomita mi imaginación, se pelean mis pensamientos, se oscurece la esperanza y sobresale una lágrima desapercibida. Nadie lo sabe, nadie le importa, soy una desconocida. Una fuerte tormenta me abraza al llegar, la que luego me acompañara mientras para intentar de dormir lloro un poco más.

Shasmine Cianne


1 comentario:

redes sociales

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Shasmine Cianne



Hola, extraterrestres. ¡Bienvenidos a mi mundo! Este blog para mí es como un diario de viaje donde puedo ser yo misma y ver todo mi progreso a través de los años. Ya somos 50000 visitas y ya son 5 años que dedique a este blog, lo cual me tiene muy entusiasmada ya que he tenido que aprender un montón de cosas para que todo esto siga en pie como lo ven ustedes ahora (la mayor parte de obstáculos fueron voces internas, no las escuchen jamas).