martes, 14 de abril de 2015

Desvío (Continuación de la Estación Correcta)

Les recomiendo leer antes "La estación correcta"
Desvío


Me despido de mis monstruos y criaturas imaginarias que cobraron vida, y me dirijo a la salida.
- Espera - se acerca el chico verde y me deja un libro en las manos - Bienvenida al Desvío.
- Gracias - respondo atontada.
Salgo por la misma puerta por la que entre a esta dimensión paralela. Vuelvo a ser invisible y monótona, o lo aparento, es lo que me conviene. Subo al primer vagón que veo en frente mío, me amontono entre la gente normal y suspiro. El libro es de tapa de cuero negro y sin inscripciones, medito un rato antes de abrirlo,  luego leo la primer página:

Introducción a los desviados
Traducción por Gregor Tamesis
Edición B13

Levanto la vista creyendo haberme equivocado de ramal pero me retracto, es el correcto, aunque tenga ciertas dudas. Tengo que relajarme, no puedo fallar. ¿A qué dimensión pertenecerá el chico verde? Necesito respuestas.
Llego a la estación y bajo con la multitud, la sigo como si ellos supieran realmente a donde se dirigen. Me pongo nerviosa. Salgo a la calle, el ruido y el tránsito hace que vuelva a refugiarme en las profundidades de la ciudad.

Sub on Twitpic

Me quedo en un banquito y noto que enfrente mio hay una puerta reza "no pasar". Tomo mis cosas rápidamente y penetro en las puertas de esa dimensión desconocida. Hay una escalera que baja, parece infinita, comienzo la proeza con paciencia y desconfianza. Termino en una estación desolada rodeada de escaleras y salidas, si es que hay una salida, me quedo parada y espero a que llegue el tren.
De repente, las escaleras comienzan a refunfuñar, eco de pasos inundan los túneles. Personas que lucen como zombies vivos caminan hacia mi desde todos los ángulos posibles. Me siento acorralada, no puedo respirar, debería haber tomado un colectivo y esperar en el tráfico. Pasan a mi lado y no me hacen daño pero me empujan y me tambalean hacia todos lados, comienzo a llorar, demasiadas presiones por hoy. Odio las lágrimas fáciles.
Alguien me toma de la mano, abro los ojos. ¡El chico verde!
- ¿Te encuentras bien?
- Si, solo que no se donde estoy ni como salir de aquí.
- Déjame ayudarte, soy Haroon Passant, ¿Eres de la dimensión 25?
- No lo sé.
- ¿El planeta tierra? ¿Humanos?
- Si, de allí. Es raro que lo menciones como si fuéramos algo raro.
- No sé si raro, pero algo peligrosos.
- No lo somos...no todos...¿Crees que soy peligrosa?
- No lo sé, cómo saberlo.
Me miro con pena, nadie jamás me me pregunto de qué dimensión venía, menos si vivía con los humanos. ¿Peligrosos? ¿Cuánto saben en otra dimensiones de los humanos?
- ¿Tu eres de aquí?
- Si.
- ¿En este lugar acaso son poco peligrosos? ¿Así, como los malvados "humanos"?
- Perdona no quise ofenderte, entiendo tu punto, en esta dimensión tampoco somos santos, he conocido retrores muy malos. Solo...es que los humanos suelen ser... o dicen que hacen...ciertas cosas perversas. Pero no te preocupes, son solo rumores y prejuicios.
- Bien...¿Y los retrores son esos zombies de recién?
Se rió y miro hacia la marea de personas que pasaba a nuestro lado.
- ¿Te refieres a ellos? No son zombies, están vivos. Yo soy un retror.
- Pero caminan como ellos.
- ¿Los humanos acaso no?
- Buen punto. Es imposible caminar diferente cuando estas cansado y amontonado entre miles de otras personas. Es algo triste de ver.
Nos quedamos en silencio un rato viendo como la gente desaparecía, mientras observaba los tatuajes vivientes en las espaldas, algunos más grises y otros más coloridos, a veces dependiendo de la edad y otras no. Cuando casi volvía a estar el lugar desierto y en silencio, recordamos que teníamos voces propias.
- ¿Y ahora, tienes que volver a tu dimensión? ¿Quieres que te muestre la salida?
- Si, me encantaría. De otra forma. no creo poder salir de aquí. Me gusta tu dimensión, pero mi hogar no se puede reemplazar.
Caminamos por el anden hacia la salida. Mas allá de las diferentes dimensiones todos los andenes se parecen, solo las indicaciones varían, al parecer los humanos necesitamos una gran cantidad, como si seguir a la multitud no fuera suficiente para nosotros.
Miles de escalones me esperaban, me despedí y comencé a subir. Cuando volví a mi hogar ya había oscurecido y el tráfico se había ido a descansar. La ciudad parecia estar invernando hasta mañana, los asfaltos mojados me dieron cierta nostalgia, no quisiera abandonar este lugar. Por mas de que me encante ir entre dimensiones, hay cosas que son inmarcesibles e imposibles de cambiar, ya son parte de uno y de su historia.
Las palabras resuenan en mi mente "Bienvenida al Desvío", qué secretos esconderá este lugar, cuánto descubriré en el libro que tengo en mis manos.
Shasmine Cianne

No hay comentarios:

Publicar un comentario

redes sociales

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Shasmine Cianne



Hola, extraterrestres. ¡Bienvenidos a mi mundo! Este blog para mí es como un diario de viaje donde puedo ser yo misma y ver todo mi progreso a través de los años. Ya somos 50000 visitas y ya son 5 años que dedique a este blog, lo cual me tiene muy entusiasmada ya que he tenido que aprender un montón de cosas para que todo esto siga en pie como lo ven ustedes ahora (la mayor parte de obstáculos fueron voces internas, no las escuchen jamas).