sábado, 30 de diciembre de 2017

Hoy no estoy para cuentos de hadas

Mirá mis senos, pero míralos bien...

Mirá mi cuerpo, pero míralo más de cerca...

Siente mi respiración, mi aliento resignado. Mis piernas, mis curvas. Mirame de arriba a abajo.  Soy un cuadro en carne viva, una equivocación insolente, una morbosa realidad.

Sorpresa, puedo hablar. Por poco creías que era de piedra.

Soy esa máquina que muchos se esfuerzan en descubrir, ese talento innato de llamar la atención, ese poder oculto y denigrado por la sociedad. Soy mujer... me presento... cierto que no importa, no diré más, no gastare mi tiempo.

Saben que escribo y que leo, pero es mejor ni preguntar. Rebeldía encasillada en una hoja de papel marchita, ese lugar donde los denigrados tienen religión y los ignorados son escuchados. Allí tengo voz y mi presencia se vuelve tangible, solo allí. No me he dado cuenta lo invisible que me vuelvo, tengo que salir de mi lugar. Debo hacerlo.

Sirvo la mesa, levantó la mesa. Pienso palabras, historias y poemas. Los demás hablan y descansan. Sirvo la mesa, levantó la mesa. Nadie se levanta, nadie lo ve, esto es lo normal. Soy la que debe hacer cosas por simple obligación divina, es una etiqueta que me persigue y me perseguirá. A mi las palabras no me sirven de nada, pero a vos tal vez te sirvan. ¡Qué peligroso es leer, por poco me ha salvado la vida! ¡Por poco creo que soy alguien en esta mesa! ¡Qué disparate! Es más no me dejes creer que tengo voz o terminaré loca.

Vivo, respiro, pienso y leo. Escribo todo esto y siento la furia en mí. No sirve de nada. De la furia te hablo. No cambia nada. Los platos no tienen la culpa. ¡Cómo no temerle al amor! Mirá lo que te puede hacer. A este amor condescendiente con libertades cuestionadas y libreta de quehaceres no le creo nada. Y ni me hables de "para siempres", hoy no estoy para cuentos de hadas.

Mujer poderosa en la playa desnuda, sin miedo, mujer fuerte y resistente
Fotografía de Shifaaz Shamoon











































Shasmine Cianne
La Frankestein Cibernética (así, mal escrito)


Compartir en Pinterest




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Shasmine Cianne



Acá podrán encontrarme siempre como Shasmine Cianne, La Frankestein Cibernética (así, mal escrito) pero en vida personal soy solo Yazmin.

No podría vivir sin escribir. Mi vida es así, la escritura está en el centro y todo lo que pase por fuera de eso gira a su alrededor. Al principio me daba mucho miedo que me leyeran pero luego al armarme un blog entendí que es el compromiso de un escritor que sus palabras se lean. Solo si me leen mis escritos cobran sentido, sino son solo pedacitos de información encriptada en medio de todo el Internet.