jueves, 31 de marzo de 2016

The Master Plan (El plan maestro)






Fotografía por Molly Belle
El pasado vuelve a abrir las heridas, a tentar a las lágrimas, a destrozar el débil corazón. Como una sombra, un viento o una ola que viene a buscarme de vez en cuando. ¿La mayoría de las personas correrán de alguien dentro suyo? ¿O solo soy yo? Creo que esta noche, solo soy yo.

Si hubiera una opción que fuera "eliminar", lo haría. Hay lugares en la memoria a los que simplemente quisiera no regresar jamás. Y las heridas no se pueden explicar, no se pueden transmitir, solo puede notarse una pequeña luz apagada en mis ojos, una tristeza que recorre mis pupilas cuando me doy cuenta que estoy sonriendo demasiado. Solo es el miedo a dejar de hacerlo.

Creo que muchos deseamos vestirnos de negro a veces, dormir entre lágrimas, no despertar en un largo rato y escuchar esas canciones para calmarnos como solíamos hacer cuando el temblor estaba cerca, para recordarnos a nosotros mismos como salimos de allí un día, para recordarnos que no queremos volver allí nunca más.

A veces no se puede planear nada en la vida y todo se da vuelta. Todos los sueños cambian sus colores y nos perdemos en una neblina de nostalgias. Voy a seguir mirando lo que no fue con ansias y nostalgia, pero tengo que seguir moviéndome, esta vez voy a seguir de largo. Porque mi destino no está en lo que no fue, sino en lo que haré con eso, en lo que haré con lo que queda.

¿Qué me queda? ¿Cuántos sueños sobrevivieron? Son poquitos, junto los pedacitos con la escoba.
Ya crecerán, pero queda un largo camino. El plan maestro es desconocido y no se a donde voy. Y las cosas no van bien, amor. No quiero que te preocupes, solo seguiré resistiendo.

Ya se arreglará. Y si algún día no encuentro la sonrisa cuando me abraces me la devolverás. No te alejes todavía.




Foto semanal

miércoles, 30 de marzo de 2016

Desmotivaciones



Fotografía por Benjamin Combs

Va a ser un año difícil. A veces la vida simplemente no es justa, trato de reflexionarlo, buscarle el lado bueno y no lo encuentro. Lo que el dinero compra a veces asusta, lo que muchos se esfuerzan por conseguir otros lo consiguen con abrir la billetera. Y no le encuentro la moraleja.

Hablando sola por noches enteras, llorando lágrimas despavoridas, no recibía respuesta de nadie, nadie me lo explica. Qué voy a hacer, no es una buena época para soñadores. Tal vez la vida me muestre una respuesta o tal vez no.

Así que voy a rasparme las rodillas, a llorar muchas noches más antes de lograr mi meta, sabiendo que hay formas más fáciles, pero que no están a mi alcance. "Así es la vida" pensaba anoche ¿Pero realmente así es para todos? No. No es justo.

No importa, yo sigo adelante. Soy más fuerte que lo que el dinero puede comprar, mucho más fuerte. Y los errores los enfrentaré con la cabeza en alto,  las maldades las detendré antes de que me hagan daño y conseguiré lo que sueño con lo poco que tengo, que es mucho por cierto. Y nada de comparaciones, nada de materialismos, solo sentimientos y valores, solo eso importa.

Debo recordarme todas estas cosas cuando las lágrimas quieren salir, debo recordar lo que soy, lo que me gusta, lo que me hace feliz, las canciones que me gustan, los colores que me apasionan, lo que sueño, lo que temo. Respirar hondo y continuar. Algún día cuando deje de buscarla, aparecerá la moraleja de todo esto.


Shasmine Cianne



Ilustración (practicando)

viernes, 25 de marzo de 2016

Cosas que hacer con frio (para friolentas como yo)

Fotografía por Matthew Wiebe

¿A qué viene esta entrada? Yo tengo mucho frío, soy friolenta.  Puede haber solo un vientito y yo ya estoy como el perrito de la foto. Así que, odio el invierno, pero el otoño me encanta y no siempre sé qué cosas hacer para no morir de frío. En invierno, directamente me interno con mi frazada y no me sacas más de casa.
Se me ocurrió esta entrada para pensar qué cosas puedo hacer cuando no estudio y estoy en mi tiempo libre. Al mismo tiempo me estaría ayudando a mi y a alguno como yo que le cueste mucho esta época del año.




¿Qué hacer con mucho frío?

jueves, 24 de marzo de 2016

Maquillajes y falsedades



La sociedad ha puesto a las mujeres en una situación idílica buscando la belleza inalcanzable. En vez de mirar los ojos detrás del maquillaje, solo miran la máscara. Espero que algún día cambie, mientras tanto me encuentro en el camino de una soldado que lucha por ser reconocida y respetada. Buscando entre antifaces y falsedades.

Soy mujer y me maquillo porque me gusta, me hace sentir bien, juego con los colores y las sombras como si mi rostro fuera una pintura. Si todas las mujeres se descubrieran a si mismas y se aceptaran seríamos muchas soldados juntas, pero la sociedad nos mantiene en la situación de duda y nos dice que si no somos bonitas no vamos a lograr nada. Y sí, eso asusta.

Pero sin embargo, cuando me maquillo no trato de ocultar imperfecciones, ni ser más bonita, sino sentir esos deseos de cuando era una niña que quería usar los vestidos de su tía y pasaba horas frente al espejo imaginando historias.

Yo creaba historias con miles de situaciones y conflictos, llenas de aventuras y diversión, como todo niño. Pero jamás me paraba a pensar si estaba linda o si tenía el labial corrido, porque mis deseos no eran ser bonita, sino sentirme feliz. Y en esas historias era capaz de todo y era feliz.

Entonces, cuando vuelvo al presente, cuando debo actuar y ya soy parte de la historia quiera o no, me pongo maquillaje y salgo al mundo. No utilizo demasiado, solo lo necesario para sentirme inmortal, invencible. Cuando me paró a pensar en la confianza que me otorga, noto que es un ritual rutinario muy profundo y es algo propio, ninguna mujer se maquilla de la misma forma. A veces siento que es como un empujoncito hacia la mujer que quiero ser. Algo así como cuando llevo mi libro favorito en mi cartera algún día importante.

Pero hoy no me maquille y crezco cada día tanto que ya no me reconozco en el espejo. Hoy me mire al espejo sin maquillaje, sin nada, y ahí estaba la mujer que tanto había soñado ser de niña. Allí frente a mí. Creo que eso es parte de crecer, darte cuenta que de tanto fingir lo que querías ser, lo sos. Y el maquillaje se vuelve solo una diversión, porque la mujer fuerte que siempre quisiste ser estaba ahí parada en el espejo mirándote.


Fotografía de María Victoria Heredia Reyes

Shasmine Cianne






domingo, 20 de marzo de 2016

Inspiraciones




Fotografía por Michael Hull

Después de un año cargado, lleno de dudas y saltos y caídas, estoy en tierra firme. No sirve seguir el camino que otros quieren para mí porque mis raíces empujan debajo de mí, queriendo salir, queriendo que las deje florecer. Así que aquí comienza esta nueva sección.

Y que florezca, que florezca toda esta aventura que siempre espere. Basta de apurarme, basta de estresarme, basta de dudar. Quiero germinar como se debe, poco a poco, lentamente. Sin parar.

No voy a dejar que mi yo interior dude de que estoy en mi camino, porque es mi camino, porque me asusta y me hace temblar, y al mismo tiempo no cambiaría esto por nada más, ni me imaginaría en otro lado. Esto es lo que soy, es hora de aceptarlo, pero realmente aceptarlo. Nada de pretensiones.

Tantos días sin creer en mi misma, siguiendo lo que soy pero oculto entre mis paredes. Creyendo que eso era aceptar lo que yo era, hacerlo detrás de mis paredes. Pero aceptarse es más que seguir haciendo lo que me gusta más allá de lo que digan, es más que eso. Y ahora lo entiendo.

Aceptarse es mostrarle al mundo, de frente y sin vacilar, quién sos, qué es lo que haces. Eso es aceptarse. Y ya estoy cansada de encerrarme en mi cajita, en mi blog secreto, en mi mural de la desconfianza. Es hora de que todos conozcan lo que hago, todos sepan que amo ser bloguera, dibujar, leer y viajar, que todos sepan que soy una soñadora y que son tiempos difíciles para nosotros, que sepan que no me gusta que se dejen de lado a ciertas personas por ser diferentes, que no me gusta que las personas finjan. Y ocultar, también es fingir. Es una de las cosas que debo aprender, que desconfiar de todos no te hace amigo de nadie y no se si lo vale.

De este año, espero vivir intensamente y no seguir caminos que no me hagan sentir en el lugar correcto. Creo que la vida me dio muchas vueltas para llevarme al fin y al cabo al lugar en el que estoy ahora. En unas semanas empiezo Diseño Gráfico, una de las carrera que más me aterra y que más me describe. Y siento algo, no como cuando me anote porque me tenia que anotar en algo cuando terminé la secundaria, ahora siento que las cosas realmente van a cambiar en el lugar que me encuentro ahora.

Si le recomendara algo a una chica que se encuentra en la posición mía. No le recomendaría que haga lo que yo hice. Pero si me siento a pensar un segundo, haciendo lo que hice fue que aprendí quién era y volví al camino correcto. Entonces, cuando alguien me pida mi consejo, les diré mi anécdota y les explicare que no importa qué hagan, siempre y cuando tengan algo fijo en la mente "¿Quién soy yo? ¿Soy esto?". Con el tiempo tendrán que decidir cuando sepan la verdad y sabrán la verdad, depende de ustedes seguirla. Yo acepte la verdad que llego a mi corazón, y es que nada me haría mas feliz que convertirme en una diseñadora gráfica y en una ilustradora de libros. Sin embargo, para descubrirlo tuve que golpearme con muchas paredes. No sé si hay otra forma, creo algunos tenemos que hacer cosas erróneas para descubrir quienes realmente somos.

He aprendido un montón en muy poco tiempo, siento que la vida me paso por encima y me dio un cambio brusco repentinamente. No sé si estoy preparada para lo que viene, pero si siento algo, es porque acá es donde debo quedarme, es el lugar por el cual tengo que luchar y seguir. Estos nervios son los más hermosos de la vida, los nervios de que estás frente a un sueño y no sabes lo que vendrá.

Shasmine Cianne


sábado, 19 de marzo de 2016

Si pudieras ser cualquier cosa ¿Qué serías?

Si pudieras ser cualquier cosa ¿Qué serías?



Piloto de aviones



Trabajar en una librería de otro país



Trabajar en DisneyWorld




Travel Blogger



Cuidadora de gatitos en vacaciones




Wall Artist

Surfeadora

Trabajar en una chocolateria

Estudiar diseño o arte en escuelas extranjeras

Foto semanal

17 consejos para un Currículum Vítae Exitoso

Para los que andan buscando trabajo---
Amo mandar mails...odio no recibir respuestassss....
Putéenme, mándenme a la mierda, pero díganme algo.

viernes, 18 de marzo de 2016

Great Newsss

It's a beautiful day for learning html code

miércoles, 16 de marzo de 2016

Venta de libros



VENTAS POR MERCADO LIBRE

Entregas: 
Zona Sur
Microcentro
Palermo
Recoleta

Haz click sobre la imagen para ir directo al link



La Casa de Riverton - Kate Morton
160$


La loca de la casa - Rosa Montero
100$


El Invierno del Mundo (II)- Ken Follet
380$


Los Litigantes - John Grisham
195$


Perder - Raquel Robles
119$



Músicos y relojeros - Alicia Steimberg
80$

TBA: Dificultades de ser bloguero/a



Cuando ya vas tomando experiencia en el mundo bloguero y todo su esplendor, empezás a acostumbrarte a ciertas cosas. Sin embargo, hay cosas de las cuales no te llegas a acostumbrar nunca. Llevo, si lo he contado bien, dos añitos en blogger y les debo decir que hay que acostumbrarse o abandonar.  Obviamente, ya me conocen, en esta entrada ni nombraremos la palabra "abandonar", sino al contrario, voy a comentar qué cosas son díficiles de ser bloguero y cómo las superó día a día.



¿De donde salió toda esta idea?

No sé si conocen a Vicky Rock de Cuatrojos con rimmel, pero es una de las integrantes de Blogueros Unidos Argentina (una iniciativa para darte a conocer un poquito más y que tus escritos no queden en el anonimato). En esta página de Facebook se hacen publican entradas y se hacen intercambios de comentarios, pero no es obligatorio es algo que se hace en agradecimiento al que paso por tu blog. Repito, no es obligación.

Aun así el otro día (casi me muero de la risa y de las lágrimas) Vicky publicó en face que  una persona le comentó en una entrada de su blog "Comentado" y qué ella realmente no entendía para qué lo hizo ya que parece que ni siquiera leyó o se interesó en leer la entrada.

Como escritores nuestro placer se encuentra en que el lector lea y sienta algo, lo que sea, pero algo. A mí la verdad para que me comenten eso prefiero que no lo hagan. No me molesta escribir y no recibir comentarios, aunque sea angustiante porque esto es ser bloguera y es lo que me gusta. Una entrada va a tener miles de comentarios y otras no, blogs que se matan por tener seguidores van a tener un montón y yo me voy a matar por conseguir esos seguidores fieles que veo de vez en cuando por mi blog casero. Cada uno elige, pero en ambos casos hay que trabajar, idear y escribir.

Eso sí, no intento de criticar a los que intentan de conseguir seguidores en esta entrada, ya que todos hacemos eso, todos queremos ser leídos. Esa no es la intención. A lo que me refiero en esta entrada, no como crítica sino como una reflexión bloguera, es a todas estas falsedades que a veces creamos con tal de subir un numerito.





Si a mi me preguntan cuántos seguidores tengo les voy a decir cinco. Si ustedes se dirigen hacia la barra de la derecha verán sin mucha dificultad que en el cuadrito de seguidores dice "184". ¿Por qué digo cinco entonces? Porque solo recibo respuesta de cinco seguidores continuamente y ellos son los que hacen de este mundito en Internet tan maravilloso. Todos los demás son solamente fotitos, lamentablemente.

A mí no me sirve tener 11000 seguidores en Facebook (tengo exactamente esa cantidad) si ninguno entra en mi blog. Es más, cuando subo un vídeo imbécil de un gatito que les lleva cinco minutos ver, todo el mundo lo mira, pero si llego a subir un escrito corto solo dos personas se pararon a leerlo, si es que tuve suerte. Creo que estamos sobrestimando a los gatitos, pero qué voy a decir, yo también los amo.

Cuando ya llevas años luchando por lograr seguidores fieles, llegas a ciertos frutos, pero la mayoría de las veces los festejas sola. Porque son triunfos tuyos, el blog tiene que ser tu triunfo, no se puede juzgar la calidad por la cantidad de seguidores, ni siquiera por cantidad de escritos. Por ejemplo, el otro día leyendo un blog que tenía dos meses nada más y tenía escritos realmente atrapantes, eran como 27 cartas y me las leí todas, pero al momento de unirme, el blog no llegaba a más de cien seguidores. ¿Cómo puede ser? ¿Por qué el mundo es tan cruel?

Leer blogs es gratificante tanto para el que escribe como para el que lee, es gratis, es fácil y cómodo. ¿Por qué las personas no leen blogs? ¿Siquiera saben que muchos escritores del futuro habrán nacido así, blogueando? ¿Por qué seguimos prefiriendo cosas cortas y simples, en vez de buena literatura, sincera y dedicada? 

No me dejo de indignar viendo blogs que están llenos de book tags, seguidores, concursos y reseñas cortas, nada más. Y no puedo, no puedo sentir nada cuando paso por esos blogs, es como si fueran puro marketing y seguidores. Pero tal vez es algo que solo me pasa a mí, porque muchos visitan esos blogs a diario. Debe ser que prefieren miles de reseña sobre miles de libros de "moda" a una buena y sincera recomendación de un libro no tan conocido. 

Levante la mano la que compro algún libro desconocido solo porque leyó una reseña super sincera en un blog (levanto la mano).



Siempre y siempre, un comentario es un festejo. Si hay algo más difícil que conseguir seguidores, es conseguir comentarios. Pero hay comentarios más inspiradores que otros. Ya les comente el ejemplo de arriba, ir a un blog y poner "comentado" es peor que escribir tres carillas criticando la entrada, ya que el escritor siente que le estás tomando el pelo y ni siquiera te interesaste en leer lo escrito.

Sin embargo, todo el tiempo se ofrecen en diferentes páginas o en twitter el intercambio de comentarios. Pero es algo realmente vació, yo una vez lo intenté y fallé enseguida, las cosas vacías no funcionan conmigo.

A veces cosas que odio de usar celular es: comentar entradas. Soy una persona que cuando amó una entrada te lo hace saber, aunque solo diga tres palabras. Esto a veces termina siendo expresado en un comentario de cinco párrafos y desde el celular es mucho más fácil que este comentario se elimine antes de publicarse. ¿Pero por qué me tomó este tiempo y me mató por dejar un buen comentario? Por que he estado del otro lado y se siente genial cuando alguien comenta algo que te deja con la boca abierta. Entonces, sería angustiante no dejar un buen comentario en aquella entrada que cambió mi visión del mundo en tan poquito tiempo.

En fin, creo que es importante tomarnos el tiempo de comentar, de leer, de conversar con nuestros compañeros blogueros. Porque si solo se transmite información de un usuario a otro, finalmente no se comunica nada y la función que tiene bloguear se decae en un pozo sin fondo. Si no hay comunicación, todo este proceso maravilloso se vuelve solo números, visitas, letras vacías y un blog sinsentido.


Aghhh...para los que están empezando... que no cunda el pánico. 

Quiero pensar que saben de que hablo, pero por si no saben, estas visitas silenciosas son las que pasan por el blog y no comentan, no te siguen, no tenes pruebas de que hayan estado realmente y que no haya sido un error. Quién sabe, tal vez sos vos mismo o el rey Google que siempre te visita (y seguro adora que lo nombre).

¿Son reales estas visitas? ¿Realmente están ahí? Yo qué sé...cómo comprobarlo...

No podemos negarlo, los que tenemos un blog casero sabemos bien de que se tratan estas Visitas Silenciosas y lo depresivo que puede llegar a ser cuando no recibimos comentarios. Ahí sí, todos los que alguna vez nos animamos a empezar, comenzamos así, no lo nieguen. Todos, sin excepción. Por eso sería muy triste que los que acaban de empezar abandonen, yo recién este año empece a tomarle la mano y recibir comentarios, estuve un año sin recibir más que un "lindo relato" de vez en cuando.

¿Cómo hacemos para salir de este estado de silencio? Seguimos, aprendemos, cambiamos. Tienes que aprender las reglas, cómo se maneja todo este mundo, tienes que tener ideas constantemente y nunca rendirte, aunque no le importe a nadie y no te contesten. Cuando haya alguien que se interese en tu contenido, comentará tu entrada y también las viejas (si es un alien como yo). Es ley, si un blog me gusta lo recorro todo como si fuera un pequeño mundo, si no tengo tiempo lo anoto, como si fuera un libro más en mi biblioteca, otra alma guardada expresada en letras.

Eso sí, para tener fieles seguidores tienes que ofrecerles algo que otro blog no. Tu estilo, tu historia, fotos de tu gato, tu biblioteca. Y no nos olvidemos de las ideas, mi blog no va a tener las mismas ideas que otros y a veces si, otras veces también te juntaras para armar iniciativas, lo cual es muy divertido si realmente te comprometes.

Lo otro, lo aprendes a tropezones. Pero realmente tienes que comprometerte y encargarte de buscar tutoriales y leer otros blogs para aprender de los grandes. Cuando no sabes mucho, aprendes de a poco, pero si no te rendís obtenés tus frutos. Y algún día harás entradas propias y originales que le agradarán a las personas, ya que comenzarás a ser parte de este mundo bloguero.

Más allá de todo esto, a veces nadie te va a comentar y te vas a querer matar, ya que probablemente trabajaste duro en eso. Pero tené fe y confía en que tus entradas valen. No te olvides de escribir mucho, mucho y mucho. Lo que sea, una idea, una palabra, algo que te gusto, algo que viste, una frase, todo podría servir. Tu blog es tu mundo y puedes hacer con el lo que se te de la gana.


Sinceramente, por más de que puedas tener un blog de a dos u obtener ayuda de otras personas, cuando tienes que escribir lo sueles hacer solo. Muchas veces cuando empezamos en este mundo notamos que es un trabajo muy solitario, pero a medida que pasa el tiempo se ven los frutos de ese trabajo, descubrimos que nos permite comunicarnos con otros, con partes profundas de personas que no conocemos y nos gustaría conocer.

La mayoria de las personas que conozco empiezan un blog y lo dejan, porque el trabajo solitario que recibe visitas silenciosas es difícil de soportar y a veces eso es lo que nos lleva a escribir lo que quieren que escribamos. Pero por qué no buscamos entre lo que se lee usualmente algo con lo que nos sintamos identificados, no hay que dejarnos llevar por lo que parece ser más recíproco porque terminaremos perdiendo de vista el objetivo del blog.

Al pasar un tiempo desde que comencé, noté que el blog se ha vuelto algo muy importante en mi vida. Los demás no entienden: no me da fama, no me da dinero, ni seguidores en cantidades millonarias. ¿Para qué lo hago entonces? Y yo no sé como explicarles porque mi felicidad no se puede medir con ninguna de esas cosas, entonces, creo que mi felicidad no existe para ellos. Entonces no me gasto mucho tiempo en responderles.

Vayamos al punto, creo que lo más difícil de ser bloguero, más difícil que conseguir comentarios, visitas o seguidores, es defender lo que somos en una sociedad que lo ve como un trabajo inútil.
Si le digo a alguien que escribir es mi trabajo no lo va a comprender, si les digo que no puedo dejarlo, tampoco. Entonces ahí comienza la verdadera crisis, cuando hay que defender este trabajo solitario que nos trae un montón de satisfacciones, cuando hay que mostrar lo valioso que es nuestro trabajo y todo lo que hemos aprendido.

Algunos entenderán y otros no, depende de nosotros aceptar el mundo que queremos o el que quieren los demás.



¿Les ha gustado la entrada? 

Espero sus comentarios con ansias...

¿Qué cosas les parecen difíciles siendo blogueros/as?

¿Se sintieron identificados en algún punto?

¿Les fue difícil comenzar en Blogger?


Shasmine Cianne



redes sociales

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Shasmine Cianne



Hola, extraterrestres. ¡Bienvenidos a mi mundo! Este blog para mí es como un diario de viaje donde puedo ser yo misma y ver todo mi progreso a través de los años. Ya somos 50000 visitas y ya son 5 años que dedique a este blog, lo cual me tiene muy entusiasmada ya que he tenido que aprender un montón de cosas para que todo esto siga en pie como lo ven ustedes ahora (la mayor parte de obstáculos fueron voces internas, no las escuchen jamas).