miércoles, 2 de septiembre de 2015

La Biblioteca de mi alma

 Charlando con Past II: La Biblioteca de mi alma


-        ¿Qué haces ahí Milo?

-        Nada, estaba mirando los colores del pasado. Estoy medio nostálgico.

-       ¿Querés decir “fotos”? No te preocupes, ya entendí. Suele pasar. Te molesta si me siento con vos.
-          No, ¿Volviste antes? ¿Pasó algo?

-        No, Milo. Es solo que pasaron demasiadas cosas en tan poco tiempo que tuve que volver. No hay qué más hacer.

-      Qué bueno…quiero decir no…quiero decir…ya me entiendes. Hablando de volver, el otro día volví al 2005. Espero que no te moleste.

-       No, para nada. ¿Charlaste conmigo? Eran buenos tiempos.

-       Si, si. No me creíste nada de lo que te dije. Te enojaste cuando te dije que ahora te gusta el negro y el verde. Pensar que éramos tan chiquititos ahí. Casi me olvidaba lo que se sentía ser de ese tamaño, tan chiquito, sin otros monstruos que me molestaran. Tenía tu alma toda solita para mí, eso era genial.

-       Me acuerdo, eras casi invisible a esa edad. Recién comenzabas a tomar forma.

-        Los monstruos crecemos más tarde y extrañamos más. No obstante, lo que más me gustaba era decorar todo a mi estilo y darte sueños enormes. Ahora ya no es tan fácil.

-         ¿Estaba feliz?
-        ¿Qué? ¿En el 2005? Si, ¿Cuándo no? Estabas radiante. Así como siempre en esos años.

-        ¿Fuiste a otro año también?

-       No me gusta ir a otros años, ese es mi favorito. A veces vuelvo al 2002, pero no me gusta tanto, después me trae malas vibras.

-        ¿Alguna vez volviste a algún año malo? Quiero decir…volviste a esos tiempos tristes alguna vez…

-        A veces lo hago… cuando estoy demasiado triste… Me inspiran.

-       ¿Te inspiran? No te entiendo. Si yo pudiera viajar en el tiempo, jamás volvería a esos años, ni los pisaría. Es más, si pudiera los eliminaría de mi mente.

-      Eso te pasa porque no estás acostumbrada a viajar en el tiempo, te cuesta visualizar una vida como la de un monstruo. Tu tiempo va hacia adelante y nunca se detiene, cómo podrías imaginarte qué harías si el tiempo fuera hacia todos lados, sentirías todo diferente. Algo así como yo. Sin embargo, los humanos no deben preocuparse por eso, ese es nuestro deber como monstruos. ¡Qué sería de nosotros si ustedes viajaran en el tiempo, se convertirían en una mezcla heterogénea e incontrolable de sentimientos! No, no y no. Déjenos el trabajo duro a nosotros, así no se nos mezcla nada.

-       ¿Cómo viajas en el tiempo? ¿Cómo luces cuando vas allá?

-       Soy como una voz que te habla en los sueños, siempre me presento con tu nombre. Al despertar ya no recuerdas nada, así tiene que ser, sino sería un caos. Imagínate miles de chicos contando que hablaron con sus monstruos del futuro.

-     ¿Por qué puedo hablar contigo? Tú eres un monstruo que vive dentro de mí, no deberías charlar conmigo.

-     Es que yo no solo vivo dentro de ti, tú me creaste. Me diste una realidad, me diste sueños, me hiciste grande… enorme…invencible… ¿Entiendes? No soy un monstruo normal como los demás que se encuentran dentro tuyo, tú me hiciste libre y eso me da el poder para darte un pedacito de mi vida sin cesar. Tú me escogiste a mí entre miles de monstruos que crecieron dentro de tu alma. Los humanos es como si eligieran con los ojos vendados: eligen un monstruo y lo alimentan como desean, inmediatamente su destino queda marcado por eso para siempre, pero ellos nunca saben que les depara el futuro cuando toman su decisión.

-      ¿Y tú lo sabes?

-       ¿Tengo cara de saberlo? Mira…soy solo un monstruo que creaste… Solamente, ten cuidado con los monstruos que alimentas porque podrías tener a tu lado a otro en cualquier momento. Tú lo decides, lléname la panza de sueños y yo te protegeré.

-      ¿Qué sucedería si dejara de alimentarte?

-       Niña, haces demasiadas preguntas. Escucha bien, ha sido demasiada información para un solo día. No mires tanto las reglas, jamás están escritas, siempre tienes que descifrarlas tu misma. Ahora tengo que ir ordenar un poco los sueños, si no te molesta, ya casi zozobran las bibliotecas.

-        ¿Acabo de llegar y te vas a ir a trabajar? ¿Qué te pasa? Te estás volviendo un poco viejo me parece.

-        ¿Yo? ¿Viejo? Jamás. ¿Dónde has visto un monstruo con canas o arrugas? Lo que pasa…es que este lugar ha crecido un montón en estos días… No paras de traerme archivos que tengo que clasificar de alguna forma y son tan, tan. Lo que quiero decir es…que trates de complicarme un poco menos el trabajo… ¿Si? Quédate todo lo que quieras, canta todo lo que quieras, baila todo lo que quieras. En fin, la biblioteca soporta mucho gracias a mí, pero está por explotar. No me traigas más trabajo en unos días ¿Puede ser? Adiós, mi niña. Cuídate de la mala racha y salúdala de mi parte cuando la veas.

-  Eres algo hipócrita ¿No te parece?

- No sobrevivirías un día si yo no fuera así. La verdad es fea, los sueños son hermosos, milady.


Shasmine Cianne
La Frankestein Cibernética

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Shasmine Cianne



Soy una escritora y blogger freelance con más de 4 años de experiencia. He concurrido a talleres de escritura y he aprendido conceptos básicos de edición de fotografías, diseño web y estrategias de Marketing Digital. Además, soy una estudiante universitaria de Diseño Gráfico en la Universidad de Buenos Aires.