lunes, 8 de diciembre de 2014

El bolsillo del cazador de recuerdos

El bolsillo del cazador de recuerdos
Miles de libélulas zumbando a mi alrededor, y ahí estoy yo, yendo a toda velocidad. Mis alas se extienden, mis pies se doblan y comienzo a despegarme del suelo. Estoy volando. Siento el aire
pasando a través de mi cuerpo y mi sombra queda detrás. Ya no se puede parar, es imposible. Suena una canción de amor y la tarareo como si fuera algo necesario para respirar, algo vital. Me aferro a esa canción y no la suelto nunca más. ¿Alguna vez se han enamorado, de esa forma en que lo intentas y no es suficiente?
De repente, me distraigo, las alas titubean pero trato de que mantengan el equilibrio. Estoy a punto de caer y las libélulas me levantan, se colocan bajo mi pecho, como si fueran un colchón de alas transparentes y me sostienen delicadamente.
-        - Gracias…- susurro al viento.
Me disparan de  atrás y me tambaleo hacia un lado. Estoy herida, aun así no me detengo. Miro hacia atrás pero el asesino ha huido. Mi asesino ha huido. Tengo que ocultarme de todo, de todos, estoy herida. No me juzguen.
Aterrizo drásticamente sobre la rama de un árbol y me quedo allí acostada. Mi sangre dorada tiñe la corteza y mis manos pierden su color original. Veo una figura a lo lejos y sé quién es. Agarro una de mis plumas, la arranco de mi piel y se la tiro.
La ignora.
Tiro otra. La sangre comienza a brotar a montones.
Se acerca y no la ve. La pisa con sus botas.
Tiro otra. Casi sin vida.
Le golpea la cabeza con suavidad y baila por los aires hasta caer en el suelo. La agarra y me mira a los ojos, me clava su daga más envenenada, sus mirada de despedida, y la sangre descolorida comienza a zozobrar sin cesar. Se guarda la pluma en su bolsillo y sigue su rumbo. Ahora entiendo todo, él era solo un cazador de recuerdos, memorias buscaba y solo memorias se ha llevado de mí.

Pero se ha equivocado de criatura, por mas de que piense que soy una bestia, no importa qué tan diferente sea, mi corazón también es mortal. Así que, siendo tan frágil y diminuto: cayó un pedacito bajo la primera pluma, el otro bajo la segunda, y en la tercera, en cambio, se fue mi alma completa.

 Así que ahora, soy solo un objeto de colección en el bolsillo de un cazador de recuerdos. Sin embargo, cuando él mire hacia atrás, verá que las libélulas aún siguen a mi alma destartalada, jamás lo abandonaran y de noche las escuchará zumbar.

Shasmine Cianne 

1 comentario:

  1. Wooo! esto lo escribiste vos? si es asi...escribes genial, te envidio XD
    Pasaba para avisarte que te entregamos un premio Dardos ( http://thenightofreading.blogspot.com.ar/2014/12/2-premio-dardos.html ) c:
    Besos! ;)
    PD: te seguimos (?

    ResponderEliminar

redes sociales

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Shasmine Cianne



Hola, extraterrestres. ¡Bienvenidos a mi mundo! Este blog para mí es como un diario de viaje donde puedo ser yo misma y ver todo mi progreso a través de los años. Ya somos 50000 visitas y ya son 5 años que dedique a este blog, lo cual me tiene muy entusiasmada ya que he tenido que aprender un montón de cosas para que todo esto siga en pie como lo ven ustedes ahora (la mayor parte de obstáculos fueron voces internas, no las escuchen jamas).