domingo, 10 de agosto de 2014

Ser normal (Tinta fresca)

Ser normal
Hace unos cuantos días que ando silenciosa y reflexiva, sin muchas ganas de charlar con nadie. Me siento diferente y siento que los demás me ven así, soy un monstruo y sé que ya lo saben, no intentan de disimularlo.
Pero de repente veo un niño y mi mente comienza a volar. Me convierto en un fantasma y los observo mientras hacen que el barro brille bajo la noche y que sus pies patinen sobre el aire. Por un momento, ya me he olvidado lo que soy.
A medida que las luces comienzan a prenderse y el cielo comienza a apagarse, empiezo a toser. ¡Cómo pueden soportar los niños tanto frió! No debe ser nada grave, debe ser una advertencia de que me estoy desgastando.
Rápidamente, los chicos abandonan el lugar y se van a sus casas. La pelota queda solitaria y sin vida en el medio, me mira y resplandece ante mí. Me acerco, casi tropiezo, temerosa por lo que vayan a decir, temiendo que sepan que soy un monstruo. Inútilmente, ellos ya lo saben.
Soy un monstruo, levanto la cabeza y miro el arco frente a mí. Pateo con todas mis fuerzas, pero ni siquiera estuve cerca. No importa, voy corriendo a buscarla y le pego devuelta. Entra ¡GOL! Festejo sola la victoria.
Sigo jugando, le pego desde varios lados y doy vueltas, el barro debe estar brillando bajo mis pies y mis pies deben estar flotando, tengo fe en que lo están. Es como si fuera un niño, es como si el tiempo se hubiera detenido en el momento justo en que debería haberlo hecho. Allí, en el campo de juego.
Levanto la cabeza repentinamente, veo una multitud de chicos mirándome. Me paralizo y tropiezo con la pelota. ¡Qué torpe! Empiezo a sentirme rara, ellos no se ríen, parecen asustados. Hubiera preferido que rieran, siempre prefiero que se rían y no que se queden callados. ¿Por qué no se ríen? No soy un monstruo, soy como ustedes, solamente quería hacer un chiste. Siguen sin decir palabra, mirándose los unos a los otros. Quiero salir corriendo.
Y eso mismo hago, agarro la pelota y sigo jugando. Tengo derecho a jugar por más de que sea un monstruo.
De todos modos, estoy jugando sola. Trato de no mirarlos. Al rato se van. ¿Qué hice mal ahora? Siempre se van.
Empieza a faltarme el aire y me voy desintegrando. No puedo seguir, no más. Me acuesto sobre la tierra y miro el cielo negro. ¿Cómo se sentirá ser alguien normal? ¿Cuán diferente hubiera sido mi vida si no me hubiera convertido en monstruo? ¡Quién sabe, tal vez no me sentiría tan sola!

Agarro una de mis plumas y la soplo hacia arriba. Definitivamente, es casi imposible que pueda encajar en algún lado. Deséenme buena suerte.

Shasmine Cianne

2 comentarios:

  1. Hola,
    Has ganado un Liebster Awards
    Te dejo la entrada:
    http://svegliare.blogspot.com/2014/08/premios-liebster-award_11.html
    Felicidades

    ResponderEliminar
  2. Hermoso relato!
    Me encantó
    Un beso (:

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Shasmine Cianne



Soy una escritora y blogger freelance con más de 4 años de experiencia. He concurrido a talleres de escritura y he aprendido conceptos básicos de edición de fotografías, diseño web y estrategias de Marketing Digital. Además, soy una estudiante universitaria de Diseño Gráfico en la Universidad de Buenos Aires.