miércoles, 27 de agosto de 2014

Pizca de esperanza

Pizca de esperanza
¿Acaso solamente yo puedo verlo?
Se alza sobre el mar y el niño no lo ve. Debo estar loca. Se ilumina tras el horizonte y muestra mi insignificancia. 
Las olas jamas habían estado tan calmadas. Los humanos jamas habían estado tan eufóricos.
Una bola de fuego azul cubre el cielo y tapa las estrellas, debo estar soñando.
El niño sigue ajetreado en su juego e ignora lo que sucede. 
Yo puedo verlo pero no sé qué sucede. 
De repente, la bola de fuego explota y expulsa sus extremidades cubriendo toda la tierra.
Corro hacia el niño y lo abrazo. El frío choca en mi espalda y me atraviesa cual cuchilla afilada.
El niño llora en mi pecho congelado.
Él sabe que estoy muerta, ya no escucha mis latidos, ni mi respiración. 
Pero no se mueve, tiene miedo.
Ahora sabe que ni siquiera una estatua de hielo puede protegerlo del mundo
 y que la carne humana es casi tan frágil como un pétalo.
Por eso mismo, todavía no puede moverse.
Quiere morir también allí, en el medio de un abrazo de fuego.
Sigue respirando, una pizca de esperanza vuela por su alma.
¿Valdrá la pena seguir respirando?
No importa.
Todavía no termino su castillo de arena.
Tiene que seguir respirando.

Shasmine Cianne

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Shasmine Cianne



Hola, extraterrestres. ¡Bienvenidos a mi mundo! Este blog para mí es como un diario de viaje donde puedo ser yo misma y ver todo mi progreso a través de los años. Ya somos 40000 visitas y ya son 5 años que dedique a este blog, lo cual me tiene muy entusiasmada ya que he tenido que aprender un montón de cosas para que todo esto siga en pie como lo ven ustedes ahora (la mayor parte de obstáculos fueron voces internas, no las escuchen jamas).