sábado, 21 de septiembre de 2013

Nostalgia Pasajera (tinta frsca)

Nostalgia pasajera
Veo mi propio rostro en la ventana, me miro a los ojos y me contemplo rigurosamente por un momento. Está por llover y la ciudad no piensa frenar, los boletos siguen saliendo y las puertas se siguen abriendo. Pero yo voy en cámara lenta, por lo tanto, puedo notar ese silencio profundo que se oculta tras nosotros sigiloso, siento una hermosa armonía mientras todos corren, y por más de que este andando en este trivial colectivo, imagino que vuelo por la ciudad.
 Nadie me ve y no veo a nadie, entonces no es que me sienta ignorada, todo lo contrario, me siento afortunada. Observo sus ojos callados, y escucho sus pensamientos, muy diferentes a los míos. Cierro los ojos y soy libre por una milésima de segundo. El aire frota mis extremidades, el gris cae sobre mí como si fuera azúcar impalpable y la felicidad me inunda.
Se escucha un mínimo susurro a lo lejos, pero se esfuma enseguida. Sigue subiendo gente y otras bajan tristes, queriendo quedarse en esta cosa que viaja mágicamente sin cesar, sin que hagamos ningún movimiento, ningún esfuerzo. De vez en cuando un estornudo, un bostezo. Pero permanece el silencio y admiro este momento.
Un chico se sienta al frente mío. No puedo evitar mirarlo, el pensar que no nos veremos nunca más, me aterra y me apasiona. Él tampoco puede no mirar, la curiosidad lo mata. Él me mira de reojo y yo observo su reflejo en la ventana. No soy lo que esperaba pero al estar acorralado se conforma conmigo, me sucede lo mismo. La imaginación se desata y yo la dejo bailar para divertirme un poco.
De repente, el chico reconoce una calle, se acomoda, yo sé lo que piensa, sé que va a hacer, sé que ya se tiene que bajar, y mira disimuladamente hacia atrás. Pasan unas cuadras y se levanta. La multitud lo esconde.
Baja en una calle poco conocida y se va caminando. Mientras yo espero una señal de nostalgia, el colectivo dobla. Veo que él se da vuelta, y en esa milésima de segundo, nuestras miradas se cruzan. Nostalgia pasajera. Esa tristeza tan hermosa.
En ese instante en el cual no pude evitar suspirar, siento que mi bolso cae por la ventana y veo a un hombre que corre llevándoselo. Ahora sí, todos me miran. Pero yo me relajo, me reclino hacia atrás y cierro devuelta los ojos, Ellos no saben. Ellos no entienden.
Solo tenía un libro. Un gran libro. Una nostalgia pasajera.

¡Pobre hombre, si empieza no va a poder parar!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Shasmine Cianne



Hola, extraterrestres. ¡Bienvenidos a mi mundo! Este blog para mí es como un diario de viaje donde puedo ser yo misma y ver todo mi progreso a través de los años. Ya somos 40000 visitas y ya son 5 años que dedique a este blog, lo cual me tiene muy entusiasmada ya que he tenido que aprender un montón de cosas para que todo esto siga en pie como lo ven ustedes ahora (la mayor parte de obstáculos fueron voces internas, no las escuchen jamas).