miércoles, 14 de agosto de 2013

El blog secreto de C. Jane (tinta fresca)


El blog secreto de C. Jane

Jane Camp escribía al compás del reloj, palabra por palabra, saboreando cada letra y cada deseo vano. Lo hacía rápido, tenía que terminar para cuando él llegara. Ya eran las ocho y media, pero no podía evitarlo las teclas prácticamente se movían solas, estaba inspirada y esa era su historia, era el comienzo, era la obra maestra, había esperado mucho para terminarla y no pensaba perder ni un solo segundo.

Al pensar en el esfuerzo que le llevo llegar hasta aquellas páginas le sobrevino un sentimiento de entusiasmo que la hizo volar y enamorarse realmente de su personaje, Jack Desire. Así que lo describió como nunca antes y llego a sentir su respiración en la nuca pidiéndole que no se vaya.

Pero vertiginosamente se escucharon las pisadas cansadas y las llaves en el cerrojo. Intento apretar el botón de guardar y apagar al mismo tiempo, sin embargo lo único que logro fue trabar la computadora. Se puso nerviosa, su relato seguía allí, los párrafos eróticos se aferraban a ella y Jack no la dejaba ir.

Se empezó a agitar, qué diría su esposo y sus hijos si llegaban a enterarse de las cosas que su madre escribía, cómo poder explicarles cuanto le gustaba fantasear con esos hombres que no eran nada que ver a su marido sino que eran apuestos y decididos a conquistar a su autora y a sus lectoras.  Pero más que nada eran sueños, solo eso. No hay nada malo con soñar. ¿O si?

Apago la pantalla, fue lo primero que se le ocurrió. Se fue hacia la cocina corriendo, y fingió que no  pasaba nada. Al instante sus hijos entraron corriendo, apenas la saludaron se fueron a su cuarto y prendieron la televisión. Luego, su marido entro cansado y hasta le pareció que estaba cubierto del dióxido de carbono de la ciudad,  la saludo como si se arrepintiera que ella estuviera allí y no fuera otra persona, dejo sus cosas y se sentó en la computadora.

Jane sintió ganas de gritar por cualquier cosa, pero no era buena mintiendo y él se daría cuenta que algo andaba mal, así que se tragó la voz. Tal vez la computadora se había apagado.

Aunque sus deseos eran posibles, la computadora se prendió y dejo ver un relato del que ahora se avergonzaba.

-           - ¿Estas empezando otra historia? Jack Desire ¡Qué nombre! ¿De qué trata? - 

De repente, Jack Desire estaba junto a ella y le respondía sin pudor <Es una novela erótica y no es el comienzo, es el final> Al instante se puso toda roja.

Justo cuando creyó que su vida se arruinaba, despertó en su cama con el recuerdo de su marido al escuchar la palabra “erótica”. Suspiro aliviada, él roncaba a su lado sin ningún problema.

Se levanto meticulosamente, prendió la computadora rompiendo la penumbra y elimino la novela erótica de los archivos. Aquel sueño le hizo acordar de que no había eliminado el relato, qué suerte que su inconsciente le aviso, si eso había sido un sueño, no quiso ni pensar en la cara que hubiera puesto su marido en la realidad.

Ahora Jack Desire existe solamente en el blog de una persona desconocida con un seudónimo que prácticamente la hace anónima, pero aun así, sigue haciendo volar a sus lectoras y a su única dueña, la mismísima C. Jane.

Shasmine Cianne

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Shasmine Cianne



Soy una escritora y blogger freelance con más de 4 años de experiencia. He concurrido a talleres de escritura y he aprendido conceptos básicos de edición de fotografías, diseño web y estrategias de Marketing Digital. Además, soy una estudiante universitaria de Diseño Gráfico en la Universidad de Buenos Aires.