miércoles, 5 de junio de 2013

Libertad Moribunda (tinta fresca)

Libertad Moribunda
Hoy llegue de la maldita cárcel obligatoria y esclavista con el estomago comiendo toda mi amargura interior y a punto de explotar, y además, un dolor en la boca que no pude descifrar de que diente provenía ya que tenía un dolor masivo hasta las rodillas.
Apenas llegue a mi casa, además de ir al baño (ya que en la prisión no estaba habilitado) y de comerme un sanguchito como si me clavaran una aguja en las encías (algo que más adelante va a suceder), tuve que ir a regar las plantas. Debe haber sido que me dormí en Biología, el causante de que “mi maravillosa huerta” se estuviera muriendo descontroladamente.  
Me encontré triste, el débil tomate finalmente había decidido rendirse al invierno, de una manera cobarde y desinteresada. Ya van varios días que no hay sol y el tomate es un cagón (perdón,el dolor floreció esta angustiada furia). Resulta que hoy si es un día de sol, el tomate ya está más que rendido así que no tiene opción, pero yo que estoy todavía bien viva, solo pude verlo unos segundos a través de las rejas de las ventanas en la hora de Ingles y un poco cuando venia hacia casa con un dolor estruendoso en todo el cerebro. Mi corazón se siente marchitar precipitadamente, pero no soy tan débil como los tomates… yo sigo buscando el sol…
Luego del tomate, me encontré con la uva que de tanto que se largo a llorar se termino pudriendo, literalmente. Ayer hacia frió, así que la entre a la casa. Luego, sin agradecerme, apagó sus esperanzas y se ahogó en su estío. Ahora en la bolsa de basura, con los hongos descansa.
Esto me hace acordar a la albahaca, otra cobarde.
Las zanahorias en cambio, se están derritiendo cual helado en verano, algo ilógico para una época cercana al comienzo de un durísimo invierno. No sé qué les pasa y probablemente no lo sepa jamás, son muy frágiles y calladas. Con la lluvia se cayó una, intenté que se recompusiera pero no está sobreviviendo, no le veo ni siquiera una pizca de valor, así que aunque parezca viva, su esencia está muerta. Sin embargo, las demás todavía siguen aguantando y así me gusta.
El limón sigue creciendo aunque no sé cuándo se va a dar cuenta que un árbol en una maceta no va a funcionar de ninguna manera, pero yo no quiero arruinar sus ilusiones. Encima son tan lindos los limones. Hace unos días, yo tenía otro limón, pero murió en medio de una tormenta ¡pobre lindo, se ahogó inevitablemente!
Los arboles siguen sin crecer, vagos y tímidos, sin siquiera asomar unas minúsculas hojitas. Los bonsái están desaparecidos, espero que se decidan y vengan a dar presente sino voy a tener que buscar otra forma de conseguirlos.
Al ajo no sé qué le pasa, esta medio deprimido y lo veo un poco blanco, tal vez le falta un poco más de luz, así que ya me encargue de que la reciba y espero que se sienta mejor. Estoy orgullosa de él, es bien alto y un valiente de los de antes.
Y los morrones…los morrones siguen creciendo…
Pero no me gustan los morrones, sin embargo las plantitas son hermosas y se bancan todo, así que son mis favoritas.

Y al fin y al cabo, las plantas son como las personas, van y vienen continuamente y cada una tiene sus cosas.
Me preparo apurada para irme a la cárcel otra vez.
Y el gato silencioso me mira, inteligente y filosófico. Él sí que vive la vida a pleno, se pasa todo el día soñando, me pregunto si el pudo ver el sol esta mañana, algo que yo no pude por estar atada toda la mañana y dolorida por la tarde (¿Cómo habrá sido?). Estoy segura que ahora mismo, desde su visión panorámica, está analizando la actitud estúpida e inútil con que los humanos se mueven por la vida. Estos gatos no tienen que soportar esta contradicción, esta libertad moribunda ¡Malditos felinos inteligentes!


Shasmine Cianne

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Shasmine Cianne



Soy una escritora y blogger freelance con más de 4 años de experiencia. He concurrido a talleres de escritura y he aprendido conceptos básicos de edición de fotografías, diseño web y estrategias de Marketing Digital. Además, soy una estudiante universitaria de Diseño Gráfico en la Universidad de Buenos Aires.